viernes, 4 de septiembre de 2009

El proyecto de la bruja de Lars


Peli:
"Antichrist"
Puntuación: 9/10



Lo último de Lars Von Trier llega envuelto en polémica. Desde su proyección en el Festival de Cannes y las airadas protestas de parte del público y de la crítica, que contrastaba con la admiración del resto, lo único que se podía constatar era que, de nuevo, este director no deja a nadie indiferente.
"Antichrist" se presentaba en principio como una incursión novedosa en el género de terror, pero parecía haber algo más. Si no, ¿a qué tanto follón?

Efectivamente y sí. "Antichrist" es un pelotazo y es imposible que deje indiferente.
Es dura, chunga, da fatiguilla y tiene escenas que se quedan impresas en la retina por lo truculento. Pero es una excelente película que me ha maravillado. Intentaré explicar por qué.
Primero, la fotografía. Impecable, cuidadísima. Que nadie espere nada grotesco en la factura. Todo lo contrario, es una gozada. Las texturas, los colores, planos deliciosos.
Los actores también están increíbles. Willem Dafoe aparece más guapo que nunca (sí, sí, GUAPO). Charlotte Gainsbourg está que se sale y demuestra el por qué de su premio a la mejor actriz en Cannes.



Pero lo mejor es esa narración impecable, sin huecos. La narración de un director que sabe perfectamente lo que quiere contar y además lo hace con estilo, con estilazo. Lars Von Trier, inconfundible, pero con toques de languidez onírica e introspección en el más puro Tarkovski -no en vano hay dedicatoria final- y con guiños al mejor cine de terror contemporáneo, desde "The Shining", pasando por "Blair Witch Project", hasta Takeshi Miike. Puro Trier, inconfundible, casi infantil, rozando el esperpento, pero con influencias. Eso sí, con las mejores.

Claro, lo que pasa es que el tema es chungo, chungo. Y complejo. Pero qué bien contado.
"Antichrist" hace que la calificación de mayoría de edad para ver una película vuelva a tener sentido. Porque esta es una película para adultos. Yo diría más, para adultos que estén en plena posesión de sus facultades mentales. Y especialmente para adultos con ganas de pasar un mal rato y de verle las fauces al mal más ancestral. Ese que huele cuando suda, vive en agujeros, es de carne y hueso y le gusta reproducirse. Y no es nada sobrenatural, más bien todo lo contrario.
"La naturaleza es la iglesia de Satán". Eso pienso yo cada vez que voy al campo.



Atención: no apta para gente que no esté preparada para vez mutilación explícita y contextualizada. Aviso.
Por una vez me alegra no prender el mechero. Este anticristo recibe la absolución.
Esto... ejem. Absolutio!

6 comentarios:

HoRuHe dijo...

Esta semana tengo pensado ir a verla así que me reservo la lectura de tu crítica y mi comentario para entonces.

chumari dijo...

Vale, pero importante: hay que verla solo y a oscuras, si no no tiene gracia. ;)

Jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
HoRuHe dijo...

Bueno, al fin la vi. No recuerdo haberme sentido tan incómodo viendo una película desde "Audition". Uff, uff, que manera de revolverme en la butaca y es que lo que ocurría en ella simplemente me superaba. Llevo bastante mal el tema de sangre y huesos rotos. Y sí en "la escena" no puede evitar hacer un parpadeo largo.
La vi por supuesto a oscuras pero con 3 amigos. Al terminar la película no nos salían las palabras y no sabíamos muy bien como definir aquello.
Por lo visto el psiquiatra de Lars le recriminó duramente al ver lo que había hecho. Algo así como tirar 6 años de tratamiento a la basura.
Como dijo Sanchez Dragó: "escribir es un oficio de samuráis y consiste en rajarse la tripa y ponerla encima de la mesa" pues eso es nada más y nada menos lo que ha hecho el amigo Lars, dejar salir, o más bien vomitar todos sus miedos y sus paranoias en "Antichrist".

HoRuHe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chumari dijo...

Es curioso que menciones "Audition", también es un gran referente de "Antichrist" que me dejé en el tintero en la crítica (adrede, para no dar pistas).
Aparte de la temática y la similitud en alguna escena, también me dejó el cuerpo igual de cortado.

He leído que LVT estaba depre durante el rodaje, que no daba pie con bola, etc. Muchos han dicho que no se sabe si esta es la obra de un genio o de un loco.
Yo realmente pongo en duda que el director estuviera tan mal de la cabeza. Una peli tan milimetrada no puede ser nunca la obra de un tipo con la cabeza perdida.

Lo que sí creo es que esta peli fue al festival incorrecto. En Sitges habría sido la bomba, no en Cannes, con todos esos mojigatos.