miércoles, 23 de septiembre de 2009

Catarsis y (casi) redención


Peli:
"Inglourious Basterds"
Puntuación: 6/10



Me carga Tarantino. Me carga su prepotencia, su aire de "enfant terrible" de 48 años, su cabeza apepinada y sus humos de friki con carné de identidad número 00001. Y sobre todo me sigue sorprendiendo cómo la mayoría de los gafapastas españoles le siguen chupando la minga y llamando "genio" por menos de tirarse un cuesco. Sin embargo, con cada película hago el esfuerzo de tragarme mis prejuicios y vuelvo a la casilla número 0. Es lo menos que puedo hacer por cualquiera que se pone detrás de la cámara para contar una historia. Seamos justos.



Argumentalmente, "Inglourious Basterds" es un cruce entre "Valkiria" y "Kill Bill". Teniendo en cuenta que son dos películas que aborrezco, la cosa empieza más que mal.
Como sabéis, los "basterds" son una brigada especial dedicada a matar nazis, una célula no reconocida por el gobierno americano y liderada por el teniente Aldo Raine (Brad Pitt). En realidad hay cierto timo, porque la peli apenas habla de los "basterds", que son personajes casi secundarios. La trama principal es la venganza brutal de una niña judía hacia los nazis que liquidaron a su familia. Por eso lo de "Kill Bill".

Lo que llama la atención en primer lugar es la estructura narrativa, en cinco actos marcados con telón y título. La mayoría de los actos tienen una escena principal de diálogo tarantiniano, larga y currada, que son la espina dorsal de la película. No esperen ustedes mucha acción.


Aldo "Apache" Raine y el Oso Judío

Tarantino sigue perfeccionando lo que mejor sabe hacer y le dio la fama en sus primeras obras: los diálogos. El problema es que se gusta tanto, es tan excesivo, que los diálogos se convierten en dinosaurios. Unos diálogos tan tronchos se cargan cualquier película, como ya pasó con aquel pestiño llamado "Death Proof". Los críticos nos dirán que es un genio experimentador. Yo más bien digo que no tiene tanto talento narrativo, que se le acabó en "Pulp Fiction", su obra cumbre. Y que luego no ha hecho más que tener problemas de volumen. Ya lo vimos en el timo de "Kill Bill", al tener que dividirla en dos y en "Death Proof", que parece un cortometraje alargado con diálogos infumables de niñatas pijas.

En "Inglourious", Tarantino encuentra una solución. Literalmente, mandar al carajo la narración y contar este cuento dando cinco pinceladas de brocha gorda. Así sí. De ahí la estructura en cinco mamotréticos actos.
Esto puede gustar o no, pero al menos es más acorde con la forma de escribir del autor. Y mucho más rentable. Aunque está a años luz, recuerda un poco a lo que se hizo en "Pulp Fiction". Partiendo de ahí, los diálogos sí que son efectivos. Están bien montados y mejor interpretados. Porque esta es la buena noticia: la actuación es soberbia. Todos los actores son excelentes y están que se salen en sus papeles (con la excepción quizá de la esperpéntica aparición de Mike Myers, que chirría lo suyo y -por supuesto- adrede).
Pero hay uno que merece mención especial: Christoph Waltz. Lo que hace este hombre no tiene nombre. Es divino, genial, fantástico. Su personaje, el coronel de las SS, Hans Landa, es el verdadero protagonista de la película. El verdadero bastardo innoble.


Hans Landa disfruta de un buen vaso de leche

La antológica irreverencia del director se muestra de forma gloriosa al cargarse de un plumazo toda la historia oficial tal y como la conocemos. Dentro del desequilibrado conjunto, algunas escenas brillan con genialidad. El final, catártica píldora lanzada a toda una cansina tradición de películas sobre la gran guerra, es tan necesario como divertido.
El despiporre es tal, que cuesta trabajo cerrarlo. Tarantino no lo duda: "I think this just might be my masterpiece", dice Aldo Raine.
Hombre, Quentin. Tampoco es para tanto.
Pero está guay.
Absolutio, sí.

11 comentarios:

Zorro dijo...

Lo mejor de la pelicula sin duda es el coronel "Alfredo" Landa jeje.

La verdad es que se me hizo LENTA, pesada y un poco inconexa.

Pensaba que se centrarian un poquito mas en el grupete.

No obstante he de reconocer que me sorprendio el que muriese tanto "protagonista" e incluso que cambiase la historia...ya que estuve toda la pelicula pensando que al final todo se iba a estropear, siendo fieles a la historia...

La verdad es que me esperaba mas.

A ver este viernes que tal con "The Surrogates" :D

Ricardo Fernández Blanco dijo...

Y tú inglorioso inquisidor ¿qué tienes contra los de 48? ¿eh? :-)

chumari dijo...

Zorro: A mí no se me hizo lenta, pero sí un poco pesada por momentos, sobre todo el tercer acto.
En realidad la peli me molesta por otras cosas, pero vamos, estamos de acuerdo en que no es una obra maestra.
Y eso de que se pasen la historia por el forro me moló bastante, jeje.

El coronel Landa, lo mejor. Personalmente pienso que el primer acto es sobresaliente.
También está guay el personaje de Brad Pitt, eso no lo he mencionado, pero se sobreentiende. Me pareció muy cómico cuando se hace pasar por italiano. En versión original es impagable el acentazo guiri.

Entiendo que puede ser un poco decepcionante que una peli que se llama "Malditos Bastardos" no tenga apenas escenas de acción con los bastardos. A mi personalmente no me molestó tanto como lo entrecortado de la historia.

La de Bruce Willis? Um... ya me dirás.

Ricardo: Jua jua jua, viejuno!
No, joder, no tengo nada contra los de 48 años. Además he comprobado que Tarantino tiene 46, no 48. Lo dije así "a ojo".
Si te sirve de consuelo, tú aparentas menos, corasón.

Celia dijo...

De acuerdo total total con tu primer párrafo, sólo que yo ya no veo una más del Tarantino.

Nos vemos Chumarov

chumari dijo...

Pues no te lo reprocho, Celia. A partir de "Kill Bill" y sobre todo de "Death Proof" le perdí el respeto a Cabeza de Pepino.
Pero "Reservoir" y "Pulp" me parecen muy buenas, que conste.

(Chumarov... umm... me gusta...)

HoRuHe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
HoRuHe dijo...

Vaya, resulta que fuimos a verla el mismo día.
Pues efectivamente y no. Yo no sé si le empecé a tomar manía por ti cuando Tarantino por tu obra y gracia pasó a llamarse cabeza de pepino. No sé si esto fue ya por la época de Kill Bill (lo del cambio de nombre digo) o cuando lo flipamos (en el mal sentido) los dos en Osaka viendo aquel esperpento llamado "Death Poof" (si, también le cambiamos el nombre). ¿Te acuerdas cuando organizamos lo que fue el "Grind House" en mi casa? Con una, la buena, nos reimos. Con la otra, la de cabeza de pepino, intercambiamos miradas de incredulidad ante semejante bodrio. En cuanto a los bastardos, primero que conseguí verla en v.o ya que de otra forma supongo que me la habría visto en casita. De hecho, probablemente lo que más me gustó de la película, fueron los diferentes idiomas y acentos. La escena del italiano es sin duda de lo mejor de la película, que coño la cara de Brad Pitt en esa misma escena.
Yo también pensaba que aquello iría de los bastardos pero cuando vi que cambiaban de historia y tardaban sus buenos tres cuartos de hora en volver a ellos, empezó aquello a hacérseme largo por momentos. ¿Por qué tardar tanto en cambiar de una historia a otra? Los diálogos son excesivamente largos casi siempre pero sí, estoy contigo en que es la marca de la casa.
En fin, actores estupendos todos para una película solamente regular.

chumari dijo...

Pues efectivamente... y si. Vimos juntos "Death Proof" en tu mítico pantallón morinomiyense y aquello era UN TOCHO INFUMABLE, como diría cierto ex-profesor del Cervantes.

Como curiosidad (lo he buscao) el mote "Cabeza de Pepino" data ya de mi afilada crítica a "Kill Bill" en marzo de 2005. Entonces escribía:
"Resulta que hoy he tenido la magra fortuna de ver la segunda parte de esta parodia de pelicula, que me recomendo un amiguete (gracias Horuhe, pero vanos son tus intentos de reconciliarme con el vil Tarantino, que cada vez tiene la cabeza mas alargada, cual pepinillo en vinagre o fiel companyero de piso de Epi)".

Jeje. Ahí fue cuando empecé a perderle el respeto. El resto es historia.

Me alegro de que compartamos la opinión. Película regulera, actuaciones buenas, cabeza apepinada. :D

Anónimo dijo...

a nivel personal no tengo nada ni a favor ni en contra de Tarantino. No me parece menos friki que nuestra vicepresidenta, que Ronaldo, o que cualquiera de los que escribimos un blog. Creo que tiene más idea de cine que la mayoría de nosotros, y que su aportación al bussines es incuestionable.
El tema de los bastardos es otro. Miramos con lupa cada frase, cada plano, cada actor, y en realidad fans y detractores lo convertimos inconscientemente en mito. Lo merece. La película es irregular por su ombliguitis y porque no tiene nadie alrededor que le ponga los pies en la tierra, pero reconozco que tiene gancho, que no se hace pesada, que me reí, que me enfadó... y que lo hace en cualquiera de sus películas, incluida death proff. Yo la firmaría encantado, e intuyo que a la mayoría de sus detractores se les haría el culo pepsicola por haber colaborado en el experimento. Estoy de acuerdo en que La primera secuencia de Landa (que no la última, que por guión resulta casi ridícula) es maestra, pero personalmente me quedo con su Reservoig dogs comprimido de la taberna.
Bonito Blog, un saludo a Richard que me lo recomendó.
Bi.

chumari dijo...

Pues bastante de acuerdo, excepto por la defensa a "Death Proof", que me parece una mala película.
De acuerdo en todo lo demás. Tarantino es un director fetiche, que enerva y seduce casi a partes iguales. A veces hace las dos cosas al mismo tiempo y he de reconocer que hay pocos autores que lo consigan.

Por otra parte, se beneficiaría de que alguien le pusiera un poco los pies en la tierra, como dices. Esa forma de trabajar, en plan gurú megalómano, da como resultado unos trabajos abultados y deformes.
Por otra parte, así es Tarantino, ¿no?

"Basterds" me da algunas esperanzas, no está nada mal y disfruté bastante más de lo que esperaba. Es la primera peli de Tarantino que no se va a la hoguera desde hace mucho tiempo.
Y yo que me alegro.

Saludos y bienvenido/a a la Inquisición!

Ricardo Fernández Blanco dijo...

Hola Bi, no te había visto. ¡Qué gusto! Está muy bien que le des caña a estos frikis antitarantineros (es broma). A ver si te presento al Chumari en persona, que es todo un portento del análisis. A lo mejor más adelante le damos trabajo jeje. De la peli no puedo hablar... aún.