miércoles, 11 de julio de 2012

Todo sobre mi (puñetera) madre


Peli: "Carmina o revienta"
Puntuación: 6/10







Ya nadie discute el talentazo de Paco León. Su participación en series de televisión le dio el salto a la fama a nivel nacional y ahora, como actor reconocido, la vida profesional le sonríe a él y a la familia. Paco se estrenó en la dirección teatral con "The Hole", una obra de cabaret que lo peta en Madrid. Su hermana María también triunfa con "La voz dormida" y aparece como una de las actrices con más potencial en el panorama nacional. Aprovechando el tirón Paco se lia la manta a la cabeza y saca su proyecto cinematográfico más personal con su madre como protagonista. Más personal imposible.


















La verdad es que uno pierde pie con este vecino de la Inquisición, nacido en el triángulo de las Bermudas de Sevilla, el Parque Alcosa (digo, es que cada vez que intento ir pa ya me pierdo y aparezco en otro lao). Sobre todo si su propuesta es tan étnica y a la vez tan fresca y tan divertida. La premisa es sencilla: hacer un docu-show con Carmina Barrios como protagonista, basado en anécdotas reales y explotando la mítica hipérbole sevillana haciendo bueno el dicho de que la realidad supera a la ficción. Sobre todo en algunos barrios de Sevilla.

Con "Carmina o revienta" Paco León demuestra no solo que es un gran cómico y actor, sino también un notable director con gran instinto para el relato y con una gran visión para el ritmo y la tensión narrativa y cómo no, el humor. La gran protagonista, Carmina Barrios, actriz no profesional, es una leona que se come la pantalla y que incluso llega a dejar en evidencia a su hija María, que en alguna escena de improvisación se ve casi avasallada por el torrente de verdad que transmite la madre. Carmina y sus anécdotas en primera persona son sin duda el alma y lo mejor de la película.

Mi primer cigarro me lo fumé a los siete años














Al espectador solo le queda partirse el ojete y pasárselo en grande con esta comedia sin apenas ínfulas que solo pretende entretener. Bueno, miento. En realidad también es un homenaje en vida a la figura de una madre poderosísima, con una potencia que se transmite a través de la pantalla sin efectos especiales, a la vez que se ofrece un vivo retrato del lumpen del extrarradio de Sevilla. Se trata esta de una literal entronización del poderío de una madre, que preferiría salir sentada en procesión a su muerte como un paso en procesión que ser metida en una caja de madera. La potencia de la Barrios es tan fuerte que se transmite a través de la pantalla sin necesidad de efectismo alguno. Vamos, una verdadera fuerza de la naturaleza.

Es curioso que coincida esta entrada con la anterior, la de "Moonrise Kingdom", porque esta película de algún modo es todo lo contrario. 

Otro tema sería el de la glorificación del lumpen sevillano, de la picardía, del cutrerío. Al fin y al cabo se sigue una tradición cultural que entronca con lo más español y es muy divertido ver cómo por una vez los débiles son los vencedores y los que se aprovechan del sistema. Por otro lado para un sevillano de a pie no es tampoco un plato de gusto ver el triunfo de la incultura, los malos hábitos, el alcoholismo y la holgazanería, que de eso ya tenemos bastante. Muy bonito, pero no confundamos el mensaje, que yo estoy hartito de yonis sevillanos. Al de fuera le parecerá pintoresco, pero a mí no me hace ni puta la gracia cuando tengo que tragarlos "live".

Y no solo a los canis, las pijas son las peores. De hecho para ver la peli la Inquisición tiró pal cine de verano de la Diputación, donde teníamos una fila entera reservada por mi esforzada tita Paqui, que se tiró dos horas pillando sitio. Ni que decir tiene que un público sevillano es el mejor receptor para el producto del hijo pródigo y aquello estaba de bote en bote. Allí vivimos nuestra propia anécdota sevillana cuando unas señoritingas nervionenses se propusieron arrebatarnos los sitios por el morro mientras algunos estaban en el ambigú, tirándome la bebida al suelo en el proceso y montando un pifostio de dos pares. Menos mal que estaban mis titas, que no son Carmina pero tampoco se quedan cortas en poderío. Aquello pareció furia de titanes. Una vez más se mostraba aquello de la realidad y la ficción, sobre todo en esta hiperbólica ciudad.

Los grandes poderes de Carmina son evidentes desde el tráiler. Poderío, mucho poderío. El producto final es un arte y ensayo donde Ken Loach se encuentra con las tres mil viviendas. Pura poesía, vamos. Además Paco León ha tenido la personalidad y el talante de sacar la peli para el gran público, en internet y en DVD todo a la vez, evitando la distribución estándar que tan mal está funcionando de todas maneras. Aquí Paco ha sido muy cuco (véase párrafo sobre la picaresca) matando dos pájaros de un tiro. Así más gente podrá ver la peli y a la vez queda como un señor, cuando de todas maneras no se le iba a sacar ningún beneficio. Por y para el pueblo.

Quede Carmina para la posteridad en un regalo de un hijo a su madre y viceversa, y de paso nosotros que los disfrutemos. En la Inqusición seguiremos con interés el trayecto de esta interesante peliculita, a ver a dónde nos lleva. De momento...

Absolutio!

1 comentario:

Bea Cepeda dijo...

En un par de horitas voy a ir yo a ver esta película, así que a ver, qué ha hecho Paco León.