domingo, 12 de junio de 2011

Cadillacs y dinosaurios


Peli:
"The Tree of Life"
Puntuación: 5/10



Terrence Malick, el flamante ganador de la palma de oro de Cannes, llega a Moscú antes que a cualquier otra parte con su premiada peli "El árbol de la vida", un film difícil de clasificar que la Inquisición se apresuró a visionar en su sala favorita, la "Pioner".
Uno llegaba con ciertas expectativas, más que nada, por -ejem- la PALMA de oro de Cannes y todo eso. Y bueno, salen Brad Pitt y Sean Penn.


A ver si el cabroncete tiene todos los dedos: uno, dos, tres...

A ver. ¿Por dónde empezar? La peli trata de muy poco. O de mucho, según se mire. Es como un cuento que pretende explicarlo todo. Y cuando digo todo, me refiero a TODO.
En resumen, el argumento se resume en un pispás. Trata de una familia americana compuesta por un matrimonio y sus tres hijos varones. Un día, la madre recibe un telegrama en el que le comunican la muerte de uno de sus hijos. Desde ese momento deben aprender a aceptar la pérdida. La peli viene a contar el momento de aceptación y la vuelta a la armonía, desde el punto de vista del hermano mayor, un Sean Penn adulto, que rememora momentos de su infancia.

Así dicho, pues todo parece muy sencillo. Pero no, es que al prota, o al narrador, o al "yo" narrativo o como queramos llamarlo, se le va la mano en el flashback inicial, y en lugar de llevarnos al nacimiento del primogénito, nos lleva al nacimiento de la vida en la Tierra. Toma ya. Después de unos minutos de visita al planetarium vemos el origen de la vida. Luego llegan los dinosaurios, y luego se extinguen. Más o menos 20 minutazos de peli. A veces hay insertos de frasezuelas de los protas en off, que sueltan perlas a cada cuál más pedante, como "La nada es la nada si no estás tú!" y cosas así. Lo único que le faltaba era decir alguna en francés (idea para la próxima peli, Malick!).
Así desglosado como que le quito todo el lirismo, pero macho, lo digo como lo siento: Malick, tío, ¿de qué vas? ¿Querías pedantería? Toma tres tazas! Y otras tres de cursilerío!


Mi mami es una princesa que caga caramelos

Si "The tree of life" fuera una obra literaria, sería un poema con citas bíblicas e imágenes sobre el origen de la vida a lo darwiniano. Porque la ciencia no tiene por qué estar reñida con la fe, ¿verdad? Si fuera una flor, sería una orquídea transparente. Si fuera una obra musical, una pieza de Brahms. Si fuera una fruta, sería una baya silvestre mojada en azúcar. Y si fuera una persona, sería un gafapasta que se correría de gusto oliendo sus propios pedos.

A ver, me explico. La parte de enmedio es más o menos normal. Se trata de la historia de la familia y tal. Si le quitamos los trozos de documental del principio la peli se deja ver a ratos, gracias a la calidad de la foto, la ambientación y los destellos interpretativos. Los actores niños se lo curran mucho, y Brad Pitt lo hace más o menos guay. Uno piensa que la peli levantará el vuelo, pero al final, como que no. Redondeando el círculo, la narración sobre la familia no trasciende mucho lo anecdótico y al final volvemos a la paranoia poética-tócame-los-huevos de yuppie tibetano de un Sean Penn adulto, que al fin ve la luz y da un paso adelante para recuperar la esencia de su hermano muerto y de su familia tal y como estaban por aquel entonces (cuando tenía como nueve años, sin embargo el hermano murió con 19, pero eso es lo mismo, porque Sean Penn tiene los flashbacks en la época que le da la gana, que pa eso es Sean Penn). Y va la peli y se acaba.

No penséis que soy un insensible. He captado la poesía de la imagen. La fotografía es brillante. El montaje, excelente. Las actuaciones, fantásticas. El cásting, de premio. Digamos que formalmente es verdaderamente una joyita.
Ahora bien, para que la volviera a ver tendrían que pagarme. Por lo menos 1000 rublos y una cenita. Y dentro de al menos tres años, que se me haya pasado el sopor. Porque... a ver... cómo decirlo.
Ah, sí. Es que es un PUTO COÑAZO.

Quedáis avisados. La Inquisición vuelve por sus fueros.
Saludos quemados.

3 comentarios:

Paco Cabezas dijo...

"Quien lo diría, yo me veía todo el día en la carpintería con mi papa"... Mítico, tenía que ser Miranda

Bea Cepeda dijo...

Muerta me has dejado con lo del flashback...

chumari dijo...

Ups, lo siento si te he arruinado la sorpresa. No suelo ser amigo de "spoilers", pero esto del principio es más o menos sabido. Para obertura planetaria, mucho mejor la de "Melancholia".