lunes, 16 de enero de 2012

Estreno de "Eva" en Moscú


Peli: "Eva"
Puntuación: 5/10







De vuelta en Moscú veo con sorpresa que en el cine siguen poniendo cine español gracias a los denodados esfuerzos de distribudoras que desde luego tienen más moral que el alcoyano. Y se agradece, porque me quejaré de Moscú, pero de lo que no me puedo quejar es de la oferta en cine en versión original, una oferta rica, plural y hasta con maratones los fines de semana. Eso sí que no me lo esperaba hace un par de años, poder ver pelis en español como "Eva", "Carne de Neón", "Hierro" o "Chico & Rita"... ¡en Rusia!

































El estreno de "Eva" en Moscú coincide casi con el anuncio de las nominaciones para los Goya 2012. "Eva" sorprende con una ristra de nominaciones, la mayoría técnicas, pero entre las que encontramos también la de mejor actor para Daniel Brühl y la de mejor dirección novel para Kike Maíllo, este último con serias posibilidades. También están nominados el guión, la música, la foto, la dirección artísitica y de producción, el maquillaje, el montaje, el sonido y los efectos especiales. Ahí es nada. Ah, también está nominado Lluis Homar, por su interpretación de Max, el androide más gayer que he visto.

"Eva" es ciencia-ficción en un futuro no muy lejano, y estéticamente se podría encuadrar dentro de la tendencia de la ciencia-ficción "limpia" de "2001: Una odisea del espacio", "A.I. Inteligencia Artificial", o la más reciente "Moon". En realidad la ciencia-ficción es el marco y no el tema principal. Como el propio director comenta en su making of, "Eva" es una historia sobre personas. Los robots son más bien el contexto y la atracción de la película.

No nos engañemos, el principal McGuffin de "Eva" es saber si la niña protagonista es robot o no, a ver, que el público no es gilipollas. Una peli de robots llamada "Eva"... en fin. La peli mantiene cierto interés y se consigue que al final haya McGuffin con cierto tirabuzón, esto es, que no quede todo en saber quién mató al mayordomo. En el lado positivo, algunos elementos apabullantes. Primero, la estética, los efectos y el acabado en post-producción. Realmente excelente, uno se cree los robots, más aún, se los ve como una extensión del medio orgánico en el que se mueven, una deliciosa ciudad de montaña sumida en una suerte de años setenta futuristas. Los actores, bueno. No acaban de petarlo. Pero Brühl y la niña Claudia Vega tienen cierta química y un talento indudable que les permite flotar en el interés del espectador hasta el final. El resto, los pobres Amman y Etura, poco pueden hacer con lo mísero de sus papeles, personajes planos y con menos vida que un mondadientes, ambos un manojo de clichés.

El gran problema de "Eva" es que si le quitáramos a la historia la pátina embellecedora de ciencia-ficción, que al fin y al cabo no es la historia principal, el cuento no tiene mucho interés. El meollo de la cuestión es un supuesto triángulo amoroso-relación tormentosa entre dos hermanos y la chica, Marta Etura. Todo ocurrió en el pasado, del cual no sabemos nada, pero lo suponemos. A partir del reencuentro entre el prota y su hermano se sigue una senda pavimentada de clichés y en la que llama la atención la poca química entre los personajes, que parecen los verdaderos robots de la obra. El guión no es que sea malo, es... triste, soso, acartonado, sin aliento. Lamento decirlo, pero como de telefilme. Los actores recitan sus parlamentos y uno ve trozos de guión saliendo de sus bocas. Poca verdad, poco interés, poca creación de personajes. Me aburro.

Mi caaasaaa...














Es una pena, porque realmente "Eva" es una película que quiere ser querida, tiene todos lo ingredientes. Yo lo deseaba. Ciencia-ficción bien hecha, y en España. Guau. Durante la primera media hora, pensé: "Coño, qué buena factura tiene la peli. Aunque quisiera quemarla, es ingnífuga". Pero llegados al final, casi pidiendo la hora, me encuentro preparando la hoguera. Una pena, pero "Eva" es tan olvidable...

Y volviendo a los Goya, a ver, no puedo morderme la lengua. Doce me parecen demasiadas nominaciones. A nivel técnico pase, pero el guión, el montaje y Lluis Homar... brrr. ¿De verdad,  para tan poco ha dado nuestro cine este año? Y encima llego a casa, y para sacarme la espina, veo la primera entrega de la serie "Sherlock", de la BBC. Ay, mi madre. ¡Esto sí que es brillante! Sé que no tiene nada que ver una cosa con otra, pero... ¡vaya nivelón! De lo mejor que he visto últimamente (pequeño premio hasta el lector que haya llegado a este párrafo final, no te pierdas la serie "Sherlock", 2010, BBC).

Poseso. A la hoguerísima.
Flushg!

4 comentarios:

Ravenna // Master Doll dijo...

Yo deseaba con toda mi alma que "Eva" estuviese al nivel que nos estaban vendiendo...pero como dices: a los 30 minutos de película se transforma en un culebrón qtroso a lo amar en tiempos revueltos xDDDDDD

Si te ha gustado el 1º de Sherlock, la 2º temporada es genialosa :D

Ravenna // Master Doll dijo...

Wolas!

Oh! gracias por lo de Walkind Dead, he puesto en mi blog en el apartado "Mis otros territorios" una dirección dnd puedes mandarme las instrucciones :D

masterdoll@hotmail.com

Mis amigos están bastante emocionados con la idea (apenas se nota la enganchaera a los comics de The walking....xDDD)

Bea Cepeda dijo...

Todavía no la he visto, pero la verdad es que tengo ganas, me da bastante curiosidad, además hablan tan bien de sus efectos especiales...

chumari dijo...

Los efectos están bien. El resto de la peli, regular (la crítica en dos palabras :).