sábado, 19 de noviembre de 2011

Precaución, amigo conductor


Peli: "Drive"
Puntuación: 7/10







"Drive", en inglés, tiene varios significados. Al menos dos, que yo sepa. Uno, de movimiento, es "conducir" o "dirigirse a". El otro es algo así como "impulso". Un título muy adecuado, simple pero rico en matices, para este colorido thriller que se acaba de estrenar en Rusia. Y no digo colorido solo por sus chillones créditos ochenteros. También por la sangre, que no falta.



"Drive" trata de un conductor especialista que vive y trabaja en L.A. y que además se gana la vida ocasionalmente como conductor de élite para atracadores. Un buen día conoce a una chica y su hijo, sus nuevos vecinos, con los que conecta de un modo especial. Cuando el marido de ella vuelve de la cárcel con un encarguito que pondrá en peligro a toda la familia, nuestro prota se verá en la tesitura de si echarle un cable a la hora del crimen. La verdura está lista para la ensalada. Solo falta el tomate.

El comienzo de "Drive" es simplemente genial. Como prólogo que caracteriza de un trazo al protagonista, se nos enseña casi en tiempo real la rutina del conductor que escapa de un robo: el tipo debe sincronizar su conducción a la persecución policial. Unas escenas de conducción como no he visto, siempre desde dentro del coche, del lado del conductor. Una vez presentado el protagonista, los engranajes de la historia empiezan a girar. La trama empieza sencillamente, como si de un drama romántico se tratase, para luego dar un volantazo al thriller más negro y violento. Que se masque la tragedia desde el principio no impide un disfrute atroz de lo que nos cuentan, más si cabe cuando se trata de una de esas historias tan poco frecuentes en las que las expectativas solo están para romperse.

Aviso a navegantes que "Drive" es dura y anticomercial. No se trata de una hamburguesa made in Hollywood como algunos podréis haber pensado. De hecho me pregunto cómo habrá venido a parar a tantas salas megaplex en Rusia, con lo violenta que es (y yo que me alegro). La propuesta del director es del gusto de la Inquisición: tiros, acción, sentimientos a flor de piel y un rollo muy cool. Nada más. De hecho me recuerda mucho al Cabezas de "Carne de Neón", no me extraña que Paco se haya declarado fan de la cinta.
Pero lo mejor de "Drive" no es la ambientación, ni el ritmo, ni la dirección, ni mucho menos el guión. Lo mejor de "Drive" se resume en dos palabras: Ryan Gosling.

Hace ya cinco años que la Inquisición le echó el ojo a este pajaruelo en la infumable "Stay", en la que destacaba un chico de ojos soñadores y capacidad actoral sobresaliente, una especie de Christian Bale en ciernes pero aún con plumas de polluelo. En "Drive" ya vemos al gran actor maduro que es y será, brillante, carismático, magnético a los ojos. Un puto crack. El personaje es lo que es gracias a él. Y para la peli es muy importante porque el protagonista ha de brillar. Y vaya si lo hace. No he visto a un tipo tan cool desde Bernardo, el jefe de los sharks. Para que os hagáis una idea, el personaje es del tipo frío y poco comunicativo que se llevaba más bien en los galanes de los años 50, tipo James Dean. Una especie de rockero de pocas palabras que parece esconder un pasado o muy oscuro o muy triste. Gosling, solo con un gesto o con una mirada, transmite no solo mensajes sino oleadas.

Sí, señores. La Inquisición se ha vuelto a enamorar.
Ryan Gosling borda un cuento hilado con esmero para sorprender, divertir y estremecer. Si bien los momentos románticos a veces rayan en el cursilerío y hay un par de escenitas menos afortunadas de los villanos, destaca al final el gran trabajo actoral en general y del protagonista en particular, así como esa nueva perspectiva tan efectiva y potente de verlo todo desde el asiento del conductor. Una pequeña genialidad.

Nos quedamos además con las escenas en el ascensor y la habitación de hotel, los atracos, y por qué no, con la química entre él y ella. Y sobre todo, con esa chaqueta con el escorpión a la espalda. Un símbolo envuelto en misterio que describe a un personaje mejor que mil palabras.

Absolutio.

6 comentarios:

Nasoli Crasfel dijo...

Tenemos una buena hornada de actores. Entre Gosling y Michael Fassbender (en "Shame" está inconmensurable) se dirimirán los Oscar del futuros.

chumari dijo...

Oh, sí.
Fassbender es otro que se sale. No le he visto en "Shame", pero me encantó en "X-men: First class". También lo clava en "Inglorious Bastards" y en "Eden Lake". Lleva un carrerón.

Paco Cabezas dijo...

La verdad es que en el pase de Sitges podias oír mojarse las bragas del personal femenino cada vez que Ryan Gosling hacía una bajadita de ojos... A mi la verdad me pareció un peliculón y a Ryan, como decía un amigo mío de la adolescencia, si fuera gay... Le quitaba todas las tonterías

Bea Cepeda dijo...

Todo el mundo habla tan bien de esta película que... habrá que verla!

chumari dijo...

Este sí que sería un buen Mr. Right! Aunque me imagino que debe de estar solicitadísimo después de esta peliculita.

Ravenna // Master Doll dijo...

Mamemimomu!!!

Mientras escapo de las garras de la China fea...te comento que:

1º ahora mismo soy la ama de casa de palacio y en breve me veo tirada en el campo recogiendo aceituna xDDD (quizás dibuje la experiencia, el otro día me ataco una gallina y eso es algo....que tengo que contar al mundo xDDD)

2º no he visto la película de Red, ya que quería leer el comic primero ^^, pero por lo que me han comentado mis súbditos es una buena adaptación....ya lo comentare en el blog :D